Hay determinados alimentos prohibidos para los perros porque son realmente tóxicos para ellos, pero también existen otros alimentos que, aunque no son tóxicos, si son peligroso o les resultan difíciles de digerir. En este artículo te explicaremos la diferencia entre ambos tipos de alimentos, consecuencias y síntomas para que conozcas los riesgos reales.

Tendemos a pensar que los perros pueden comer de todo como nosotros, pero cuando indagamos en el tema, nos encontramos excesiva información circulando sobre todo tipo de  alimentos prohibidos. Te recomendamos que leas este artículo para que conozcas los alimentos que realmente te debe preocupar que coma tu perro y por qué.

UVAS Y PASAS:

Las uvas y pasas pueden resultar muy tóxicas para el perro, incluso en las cantidades más pequeñas pueden provocar fallo renal. Todavía hoy se desconoce por qué las uvas resultan tan perjudiciales para los perros, pero los estudios realizados evidencian que se debe a alguno de sus componentes, aunque todavía no podamos identificar cual. El efecto toxico de las uvas no es algo característico de una especie en particular de esta fruta, sino que se puede observar en todas ellas, incluso si tienen o no semilla.

Por supuesto, resulta igual de peligroso dar a un perro pasas o alimentos que contengan uvas y derivados.

Las uvas y pasas son alimentos prohibidos para perros, jamás debes darle uvas a tu perro.

CHOCOLATE:

El chocolate es altamente tóxico para los perros independientemente de la cantidad o la frecuencia con la que el animal lo consuma. Su toxicidad radica en la teobromina que contiene el cacao, los perros no son capaces de metabolizar esta sustancia y se acumula en su organismo. Aunque el perro sólo coma un poco de chocolate y de vez en cuando, con el paso de los años la teobromina se acumula en su organismo y puede causar insuficiencia renal.

Puesto que todos los tipos de chocolates o alimentos con chocolate contienen cacao, no hay ninguno que esté exento de contener teobromina. Los que más teobromina contienen son los chocolates negros y más puros, tan sólo 25 gramos de chocolate negro pueden ser suficientes para envenenar a un perro de unos 20 kilos.

Una pequeña cantidad de chocolate probablemente sólo le produzca malestar estomacal a tu perro, vómitos o diarrea. Mientras que en cantidades más grandes, la teobromina puede producir latido cardiaco irregular, convulsiones, temblores musculares, hemorragias internas o un ataque al corazón.

Un primer síntoma de envenenamiento por teobromina es una hiperactividad severa del perro.

CEBOLLA y AJO:

Tanto la cebolla como el ajo contienen compuestos azufrados que pueden llegar a destruir los glóbulos rojos de la sangre en perros y gatos y por consiguiente, causar anemia. Estos compuestos están presentes tanto si el alimento está crudo, cocinado o en polvo (condimento).

La cebolla resulta algo más tóxica que el ajo, pero en cualquier caso, la toxicidad de la cebolla o el ajo para el perro dependerá de la dosis que ingiera y su tamaño. Para que tu perro experimente problemas graves es necesario que ingiera una cantidad elevada de este alimento, por ejemplo,  si se come media cebolla o una cebolla entera de una vez, o varios trozos de cebolla todos los días. Por otro lado, si tu perro come pequeñas dosis de vez en cuando, no le va a pasar nada malo ni se va a intoxicar.

Los síntomas de la intoxicación por cebollas o ajo son: vómitos, diarrea, color anaranjado/ rojizo de la orina, letargo, dificultad respiratoria y ritmo cardiaco acelerado. Es importante saber que estos síntomas no se muestran rápidamente, sino que irán apareciendo 5 ó 6 días después de la ingesta.

ALCOHOL:

Por supuesto el alcohol es peligroso para los perros y puede causar daños graves ya que no lo toleran. Debemos evitar también que nuestro perro consuma alimentos que contengan alcohol.

Si cree que su mascota ha podido intoxicarse por alcohol, esté atento a estos síntomas: incapacidad para caminar correctamente, presión arterial baja, letargo, hinchazón, vómitos, diarrea e incluso convulsiones.

OTROS ALIMENTOS PELIGROSOS PARA LOS PERROS

Otros alimentos peligrosos para los perros son:

  • Aguacate
  • Tomate verde crudo
  • Setas (dependiendo del tipo, al igual que los humanos)
  • Semillas y “huesos” de las frutas (contienen pequeñas cantidades de cianuro)
  • Levaduras
  • Huesos
  • Pescado crudo
  • Cafeína o teína
  • Golosinas

ALIMENTOS DIFÍCILES DE DIGERIR PARA LOS PERROS

También hay alimentos que, sin ser propiamente tóxicos, pueden resultar difíciles de digerir para tu perro causando vómitos, diarreas y diferentes tipos de trastornos gástricos o intestinales:

  • Grasas en cantidad (por ejemplo, tocino).
  • Lácteos (queso, leche, yogur…) son difíciles de digerir para ellos.
  • Comida para gatos: tiene un contenido en proteínas elevado, si un perro ingiere este tipo de alimeto de forma continuada, puede desarrollar sobretodo problemas de riñón.
  • Frutos secos: tienen alto contenido en grasas que son más difíciles de digerir para los perros.

Recuerda, en la Clínica Veterinaria Velázquez estamos para ayudarte con urgencias 24 horas, llámanos al teléfono 91 562 77 69 o ven directamente a c/ Velazquez 109 en Madrid.

También te puede interesar: ¿Qué debo hacer si mi perro vomita?